“Sobre la significación de la palabra yácata”, según Nicolás León
miércoles 27 de mayo, 2020
Las yácatas son los monumentos arquitectónicos más característicos de los tarascos prehispánicos. Las recientes investigaciones arqueológicas están develando los secretos de estos antiguos templos, que se encontraban distribuidos en el territorio dominado por los señores uacúsecha. El nombre que han recibido desde la época prehispánica los describe perfectamente, ya que corresponde con la piedra, lodo y tezontle que se empleaba en el sistema constructivo de estas estructuras.
Las yácatas son los monumentos arquitectónicos más característicos de los tarascos prehispánicos. Las recientes investigaciones arqueológicas están develando los secretos de estos antiguos templos, que se encontraban distribuidos en el territorio dominado por los señores uacúsecha. El nombre que han recibido desde la época prehispánica los describe perfectamente, ya que corresponde con la piedra, lodo y tezontle que se empleaba en el sistema constructivo de estas estructuras.

Fotografía del INAH.

La palabra yácata en la actualidad es usada por los habitantes de Michoacán, para referirse a cualquier tipo de arquitectura prehispánica, que en el imaginario corresponde a un tiempo mítico conocido como “el más antes”. Sin embargo, en las actuales investigaciones históricas y arqueológicas sobre el Michoacán prehispánico, la palabra yácata hace referencia a ciertos tipos de estructuras con planta en forma rectangular, cuadrada o de “T”, y en ocasiones son de planta mixta con una estructura circular o semicircular adjunta. Estas últimas de planta mixta estaban asociadas a la presencia de los miembros del linaje gobernante de los uacúsecha (“águilas”), al que pertenecía el cazonci o irecha, (el supremo gobernante tarasco).

Imagen 1. Los diferentes tipos de basamentos de las yácatas tarascas (Pulido Méndez, 2006, P. 144).

Imagen 2. Basamentos rectangulares de la Plaza de Armas de Ihuatzio. Fotografía de Ricardo Carvajal Medina, 2012.

Las yácatas de planta mixta de este tipo se encuentran a lo largo del territorio que antiguamente fue controlado por los uacúsecha durante el Posclásico Tardío (1250-1522). Las más conocidas son las 5 estructuras (la Yácata 2 tiene restos de 13 niveles que suman 13 m de altura), que se encuentran en la Gran plataforma de Tzintzuntzan que mide 106250 m² (425 m x 250 m), que para darnos una idea de su tamaño impresionante, la Plaza de la Constitución (El Zócalo) mide 46 800 m² (195 m x 240 m), lo que significa que la Gran plataforma de Tzintzuntzan mide más de 2 veces la superficie de El Zócalo.

Imagen 3. Vista aérea de las 5 yácatas de la Gran plataforma de Tzintzuntzan. Autor desconocido.

Imagen 4. Plano de la zona arqueológica de Tzintzuntzan con sus dos plataformas (Hernández Díaz, 2010, P. 7)

Imagen 5. La Yácata 4 de Tzintzuntzan restaurada y consolidada, donde se pueden apreciar los janamus. Fotografía de Ricardo Carvajal Medina, 2011.

Imagen 6. Corte esquemático del sistema constructivo de los basamentos tarascos (Pulido Méndez, 2006, P. 125).

Imagen 7. La Yácata 2 de Tzintzuntzan, donde se pueden observar los restos de 13 niveles escalonados que conformaron su estructura, de 13 m de altura. Fotografía de Ricardo Carvajal Medina, 2011.

Imagen 8. Escaleras reconstruidas de la Yácata 2 de Tzintzuntzan. Fotografía de Ricardo Carvajal Medina, 2012.

El sistema constructivo de las yácatas consiste en lajas de piedra cortadas y superpuestas en capas alternadas, a veces usando como cementante masa de lodo, elaborados en cuerpos de unos 95 cm de altura y 23 cm de ancho, con el sistema de cuerpos de talud escalonados. Estas lajas están recubiertas por piedras de origen volcánico (tezontle), cortadas y pulidas, que en purépecha se conocen como janamus (otras grafías pueden ser xanamu o chanamu). Varios de los janamus contienen petrograbados, y las fuentes históricas mencionan que estas estructuras estaban pintadas; los arqueólogos han encontrado rastros de que pudieron estar cubiertos con un lodo ocre conocido en la región como charanda. En la parte superior de las yácatas se encontraban trojes construidas de madera con techos de paja que servían de cu o templo, y se accedía a ellos por medio de escaleras de acceso que se encontraban en el cuerpo rectangular, y en las de planta mixta probablemente se encontraba el fogón en la parte circular. Las yácatas están distribuidas por lo que fuera el territorio tarasco y no presentan uniformidad constructiva, de tamaño o localización en el espacio (Pulido Méndez, Pp. 122-125).

Imagen 9. Plano donde se representan los lugares donde ha documentado la presencia de yácatas de planta mixta, asociadas al grupo uacúasecha (Pulido Méndez, 2006, P. 145).

Imagen 10. Petrograbado con motivos solares en uno de los janamus de las yácatas de Tzintzuntzan. Fotografía de Ricardo Carvajal Medina, 2011.

Probablemente por causa del fantasma del centralismo historiográfico o por omisión involuntaria, la Real Academia de la lengua Española define “yácata. Del náhuatl yacatl ‘nariz’. (sic.) 1. f. Méx. Monumento indígena antiguo.” No ha faltado el incauto que afirma y se rasga las vestiduras afirmando que éste es el significado de la palabra yácata. Pero ya desde 1889, el eminente tarasquista Nicolás León (1859-1929) escribió un pequeño opúsculo sobre el significado de la palabra yácata, que aquí reproducimos integro con la ortografía de la época, tomado de una edición reciente para quien desee consultarlo en papel en alguna biblioteca.

Imagen 11. Retrato del Dr. Nicolás León, notable nicolaita y eminente tarasquista. Fotografía de la Biblioteca Luis Gonzalez, Repertorio Michoacano, Caja 7, Rollo 11, Colocación FRM, Numadqui 2304.

“Sobre la significación de la palabra yácata”

NICOLÁS LEÓN

“En la página 70 de estos Anales año 1°, refiriéndonos á lo mismo que ahora nos ocupa, escrivimos esto: Restános solo decir que en vano hemos buscado el significado de la palabra Yácata, creyendo que la que le dan Beaumont y el indio intérprete de las pinturas, lo hacen por inferencia; indicio es ello también, de la antigüedad de el objeto así designado, pues ni entre los mismos indios hay ciencia cierta de su significado exacto.

No habiendo quedado satisfechos con nuestra investigación, preguntamos al Sr. D. Sebastian Olivares, eminente Tarasquista, y nos há dado la subsecuente contestación:

Yácata puede derivarse del verbo Yacátani que significa amontonar piedras con lodo, así se expresan los indígenas queriendo formar violentamente el cimiento de un horno, diciendo; Yácata yndéni, refiriéndose á las piedras que con lodo deben mezclarse, y así de otras cosas por el estilo; en este caso es el imperativo del verbo.”

También usan el verbo Yacayacatáni que significa lo que el anterior, pero tiene más fuerza en su significación, y en este caso debía ser Yacayacata su imperativo, que sincopado, queda como el anterior. Pudiera tambien ser en uno y otro caso, Yacatacata vel Yacayacatacata, cosa ó promontorio formado de piedras y lodo sin cuidado ni arte, y sincopada la voz (pues la sincopa se usa en el tarasco con mucha frecuencia) ó corrompida con el tiempo, por no ser de fácil pronunciación, vino á quedar Yácata.”

Hasta aquí la carta de nuestro corresponsal y amigo cuyas juiciosas opiniones nos convensen; ¡ojalá hagan el mismo efecto en el ánimo de nuestros lectores!”

Imagen 12. Vista de la Gran plataforma de Tzintzuntzan y el paisaje del lago de Pátzcuaro desde el Cerro Tariaqueri. Fotografía de Alejandro Valdés Herrera, 2017.

 

Fuentes:

  • Archivo fotográfico personal del autor
  • Alcalá, Jerónimo de

2008. Relación de Michoacán. Estudio introductorio del Premio Nobel de Literatura, Jean Marie G. Le Clézio. Zamora, El Colegio de Michoacán.

  • Hernández Díaz, Verónica

2010. “El reúso colonial de los “janamus” en Tzintzuntzan, Michoacán. Una exaltación del pasado prehispánico”, en: Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas. México, Universidad Nacional Autónoma de México- Instituto de Investigaciones Estéticas, vol. 32, núm. 96, agosto, Pp. 5-35.

  • León, Nicolás

1993 [1889]. “Sobre la significación de la palabra yácata”, en: Macías Goytia, Angelina (Compiladora); Mirambell Silva, Lorena (Coordinadora). La arqueología en los anales del museo michoacano (Épocas I y II). México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, (Antologías, Serie Arqueología), 1993, P. 116.

  • Pulido Méndez, Salvador

2006. Los tarascos y los tarascos-uacúsecha: diferencias sociales y arqueológicas en un grupo. México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, (Colección Divulgación).

0 comentarios

Enviar un comentario

Recibe nuestro boletín

Intereses