TRES DIOSAS DEL JALISCO PREHISPÁNICO: La Triada Femenina de El Cocan
miércoles 10 de junio, 2020
Artículo sobre tres deidades femeninas de la región coca.
Artículo sobre tres deidades femeninas de la región coca.

Recreación de la diosa coca Copsppapit a partir de la estética tipo códice del Posclásico e iconografía de otras deidades mesoamericanas relacionadas. Entre sus atributos distintivos de otras diosas telúricas mesoamericanas, destaca el tocado con astas de venado y el cruciforme (parecido al tzikuri wixárika). Elaborado por el autor

 

La región coca

La región habitada por los indios cocas (El Cocan), partía de las cuencas lacustres de Cajititlán, Chapala y Sayula, así como en los valles de Atemajac, Toluquilla, Cocula y Poncitlán (véase Baus 1982). La información disponible para la zona hasta el momento es eminentemente etnohistórica y se carece de trabajos arqueológicos de enfoque regional, con solo algunos trabajos arqueológicos menores. Así pues, la arqueología de la llamada región coca está en pañales. La mayor parte de los datos aquí consignados provienen del estudio de las fuentes coloniales tempranas y del arte rupestre de la región realizados en los últimos años por el autor.

     FIGURA 1.– Comarca coca al momento de la conquista y en la colonia temprana.

Sobre este grupo lingüístico, los citados cocas, se sabe de su presencia en la región desde tiempos posclásicos, si bien, se ha propuesto que su permanencia en la zona podría ser muy antigua (Baus 1982:18-25). Un hecho que parece apoyar lo anterior es el que estudios lingüísticos apuntan a que dicha lengua coca, estaba cercanamente emparentada con la rama taracahita de la familia yuto-azteca (Dávila 1943:16-28). Lo anterior es interesante, ya que dicha rama lingüística es mucho más norteña y se concentra en los estados de Chihuahua, Sonora, Sinaloa y partes de Durango (Dávila 1943:17-23). Además, en zonas vecinas a nuestra citada región, como es el caso de los valles del volcán Tequila –muy en especial en el valle de Amatitán y la cuenca de Magdalena–, se ubicarían grupos hablantes de lenguas de la rama corachol (huichol, coano y etzateca), también de la gran familia yuto-azteca. Así pues, la lengua coca parece estar aislada en la región, de los cual se puede presumir una separación de los grupos taracahitas en un momento muy remoto, por lo que su presencia en la zona lacustre central de Jalisco sería muy antigua como lo señalara Baus de Czitrom (1982:18-25). Así pues, este grupo tenia varias singularidades que los distinguían de sus vecinos, pero a la vez compartía algunas tradiciones de fuerte sustrato mesoamericano; uno de los aspectos en donde es más apreciable esto, es en su región. A continuación descubriremos las características del culto de tres diosas cocas.

1.- Copspappit-Tlazoltéotl: La Diosa Madre de los cocas

Tlazoltéotl era una deidad de origen huasteco cuyo culto se extendería ampliamente en la Mesoamérica del Posclásico. Inclusive algunas deidades locales asimilaron sus características iconográficas y atributos; una de ellas sería la diosa coca llamada Copsppapit, cuyo culto se extendía por varias poblaciones del valle de Poncitlán, Jalisco.  Su culto estaba tan arraigado, que una localidad llevada su nombre: Copsppapit en coca o Totolimixpan en náhuatl (lugar donde se entregan los pájaros). Era una diosa telúrica, la gran diosa madre de los cocas, relacionada con la vida y la muerte, así como con los 5 rumbos del universo. Su nombre significaba “Cosa de Grandeza” (Acuña 188:187), quizá en relación a su papel como Gran Diosa Madre.

Patronazgo: 5 rumbos del Universo, Diosa asociada a la Tierra, a la Vida y la Muerte.

Santuarios: Copsppapit o Santiago Totolimixpan (en el valle de Poncitlán) y Petrograbado de la Muerte.

Atributos: Postura de parto, representada como una mujer descarnada (estos dos primeros elementos la relacionan con la vida y la muerte), cruciforme con plumas de guacamaya (relación con los 5 rumbos), serpiente (elemento telúrico) y asta de venado (el venado era un animal sagrado para los grupos del occidente).

Deidades relacionadas: Tlazoltéotl (mexica, huasteca), Toci (mexica, colimota), Mictlantecihuatl (mexica), Tlaltecuhtli (mexica), Machis (coca).

FIGURA 2.– Diosa Copsppapit representada en un petrograbado del valle de Poncitlán.

FIGURA 3.Diosa mexica Toci representada en postura de parturienta, común a las deidades telúricas mesoamericanas. Códice borbónico, lámina 13.

2.- Machis-Macuilxóchitl: Señora de la laguna y la poesía

Según las tradiciones orales de Cajititlán, en el fondo de la laguna vive una “antigua bruja”, conocida con el nombre de Machis o Mochis. Esta bruja se la pasaba abrumando el trabajo de los pescadores, desde tiempos inmemoriales. Así pues, para evitar que rasgará sus redes o las llenará de piedras, los pescadores tenían que hacerle ofrendas. Las ofrendas que le hacían a Machis consistían en objetos o figurillas de piedra y cerámica. Entonces, Machis es un ser sobrenatural caracterizado por su naturaleza traviesa o juguetona; las ofrendas a ella dadas son similares a las realizadas a otras deidades cocas como Itztlacateotl (deidad que encarnaba el lago de Chapala), lanzando las ofrendas al fondo del embalse.

Su nombre probablemente se origine de la palabra “Macuili” en náhuatl o “Macuis” (probable versión en coca), haciendo referencia al número 5, asociado entre los pueblos mesoamericanos con los cinco rumbos del universo (centro, sur, norte, este y oeste). Sería el equivalente local de la diosa huasteca (posteriormente adoptada por toltecas y mexicas) Macuilxóchitl o 5-Flor, aunque es muy probable que su culto sea más antiguo en la región coca que en el centro de México. Cabe señalar que las relaciones culturales entre la zona huasteca y el Occidente son muy antiguas, como lo atestiguan rituales como el del Volador, ya celebrado en Los Guachimontones, así como la influencia huasteca en la arquitectura del Bajío prehispánico. También, como Macuilxóchitl fue muy reverenciada en los valles centrales de Oaxaca, donde hay una comunidad con su nombre e incluso un gobernante homónimo representado en las tumbas de Zaachila (Gallegos 2014:96).

Patronazgo: Diosa patronal de la laguna de Cajititlán, relacionada con los 5 rumbos, así como la música, poesía y especialmente el Patolli.

Santuarios: Ribera y pueblo de Cajititlán (y quizá en partes de la cuenca de Chapala).

Atributos: Carecemos de representaciones locales de ella (solo representaciones de la versión huasteco-mexica como Macuilxóchitl), pero sus atributos básicos serían el patolli, los cruciformes o tzikuris e instrumentos musicales.

Deidades relacionadas: Copspappit (coca),  Itztlacateotl (coca), Macuilxóchitl (huasteca-mexica).

FIGURA 4.-Representación de Macuilxóchitl. Códice Magliabechi.

3.- Tapachinti: Diosa de la Dualidad y pitonisa de la guerra

Tapachinti era una diosa muy local, venerada solo en el pueblo de Tapachinticahui (cuya etimología es “lugar de Tapachinti” en el desaparecido idioma coca); éste se ubicaba sobre la ribera del río Santiago, al noroeste del actual Ocotlán, Jalisco. Se le representaba como una diosa melliza, es decir, como dos figuras femeninas unidas. Tenía cualidades proféticas y a ella se encomendaban los guerreros antes de entrar en batalla; durante los sueños de los guerreros devotos, solía parecérsele para decirles que fueran valientes, que así ganarían la batalla. Por sus cualidades de pitonisa y sus apariciones oníricas, puede relacionarse con la diosa lunar tarasca Xaratanga. Si bien, Machis y Copsppapit estaban más relacionadas con el autosacrificio, Tapachinti era la única diosa coca relacionada con la guerra y por ende, con el sacrificio de cautivos de la batalla (Acuña 1988:185, 186). Los cautivos eran sacrificados en su templo y su carne era consumida por los principales.

Es probable que como otras deidades guerreras, el banquete ritual consistiera principalmente en la preparación de las extremidades de los guerreros vencidos, lugar donde se concentraba su fuerza; probablemente muchos guerreros tarascos, que incursionaban en la zona, acabaron siendo sacrificados a Tapachinti.

Patronazgo: Diosa guerrera, relacionada con la dualidad, la profecía y el sacrificio humano.

Santuarios: Tapachinticahui o Xochitlán (lugar de las flores en náhuatl), en el valle de Ocotlán-Poncitlán

Atributos: Carecemos de representaciones de ella, pero las fuentes describen su imagen como la de dos mujeres unidas o mellizas; probablemente tuviera implementos  guerreros como escudos o chimalli.

Deidades relacionadas: Copspappit (coca), Xaratanga (tarasca). FIGURA 5.– Recreación de la iconografía de la diosa Tapachinti (según la Relación Geográfica de Cuiseo y Poncitlán).

Bibliografía:

  • Acuña, R.

1988  Relaciones Geográficas del siglo XVI: Nueva Galicia. UNAM, México DF.

  • Baus de Czitrom, Carolyn

1982  Tecuexes y Cocas: dos grupos de la región de Jalisco en el siglo XVI.INAH, México.

  • Dávila Garibi, Ignacio

1943  El Problema de la clasificación de la lengua coca. Edición del autor, México.

  • Gallegos Ruíz, Roberto

2014  El Señor 9 Flor de Zaachila. UNAM, México.

  • González Rizo, Erick

2018  Cuando las piedras hablan. Un catálogo de las manifestaciones gráfico-rupestres del centro de Jalisco. Secretaria de Cultura de Jalisco, UDG, Guadalajara, Méx.,

  • Johansson K., Patrick

2012   La imagen del huasteco en el espejo de la cultura náhuatl prehispánica. Estudios de cultura náhuatl (44), UNAM, México. 65-133.

  • Morales del Río, Juan Alfredo

2009  Los petroglifos de los pueblos ribereños del municipio de Poncitlán. Ayuntamiento Constitucional de Poncitlán, Centro Universitario de la Ciénega, México.

0 comentarios

Enviar un comentario

Recibe nuestro boletín

Intereses